Inicio - grande Inicio - peque
No has iniciado sesión  |  Acceder 

Artículos relacionados

Card image cap

¿Qué ver y qué comer en Soria? Turismo Natural y Gastronómico


Card image cap

¿Qué ver en Soria? Turismo cultural


Card image cap

Santillana del Mar y sus museos


Card image cap

San Vicente de la Barquera, vida y mar.


Card image cap

Comillas, el Palacio de Sobrellano y El Capricho de Gaudí


Artículo del blog de turismo

Card image cap

Un 9 de Febrero a las 07:00 de la mañana el equipo de Prepara tu finde se preparaba, una vez más, para una nueva aventura en un nuevo pueblo de Castellón, para más tarde traeros lo mejorcito de lo que hemos visitado.

Nos dirigimos a Puebla de Arenoso, un pequeño municipio situado en nuestra provincia, el cual cuenta con tres pedanías, Los Cantos, La Monzona y Los Calpes. Un pueblo con pocas calles, pocos habitantes y poca actividad pero con mucha tranquilidad para ofrecer.

En primer lugar, topamos con una obra de fachada renacentista, la Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles ubicada en la plaza principal del pueblo, al lado del Ayuntamiento, esta pequeña iglesia está compuesta por una nave central dirigida hacia el altar, con santos a los laterales y un techo pintado cuidadosamente dónde podemos ver a los 12 apóstoles. En este mismo lugar y subiendo unas escaleras nos encontramos con un espacioso altar para el coro, y dentro de la misma pudimos disfrutar de una pequeña capilla muy ornamentada que llamaba la atención por el abundante uso del color dorado.

Iglesia

Desde el campanario pudimos contemplar una imagen panorámica del pueblo y sus alrededores, una alegría para la vista. El día no acompañaba, puesto que estaba nublado, pero aun así pudimos apreciar la belleza de este pequeño pueblo y su gran embalse.

Foto Campanario

Tras esto, nos dirigimos a la ermita de Santa Bárbara, una ermita con una fachada reformada y bastante cuidada que contrastaba con el interior llamativamente vacío y con una sola escultura de la virgen en el altar.

Ermita Santa Bárbara

Este pueblo se caracteriza, además de por sus paisajes, por sus 5 ermitas y su iglesia. Es curioso ver como un pueblo con tan pocos habitantes cuenta con tal cantidad de edificios eclesiásticos. Esto probablemente se deba a que en siglos pasados este pueblo llegó a tener alrededor de unas 2000 personas viviendo en él, a diferencia de este año en el que la cifra no supera los 150.

Seguimos disfrutando del recorrido por el municipio cuando nos llamó la atención una plaza con una fuente en el centro. Supimos que allí era donde antiguamente se trillaba el trigo y que las casas que allí se encontraban en su momento fueron pajares.

Fuente Plaza

A partir de aquí tuvimos que desplazarnos en coche para seguir recorriendo monumentos. Llegamos a la Iglesia de Loreto, y aprovechando el viaje y la cercanía pudimos ver los lavaderos, uno de los más grandes vistos hasta ahora, y el matadero municipal (el cual estaba cerrado).

La Virgen de Loreto es la patrona de este pequeño pueblo y su ermita, muy apreciada por los habitantes, es de las más antiguas que pudimos encontrar. Supimos de su antigüedad sobretodo por la cerámica por la que estaba compuesta el suelo, bastante destruida y desnivelada, y aparentemente de un posible origen valenciano.

Una vez terminamos la visita a estas ermitas, ya que no pudimos verlas todas, cosa que nos hubiera encantado, nos dirigimos a ver la pedanía de Los Cantos. Curiosamente es una pedanía donde solo viven dos personas, una pareja, tranquilamente feliz con sus mascotas. De camino a allí paramos en una fuente natural, la cual transmitía la sensación de un ambiente bucólico digno de admirar. Cabe decir que en esta fuente, en verano , suele venir a bañarse gente, por si podéis acercaros a verla, está rodeada de piedras erosionadas que se han ido formando a lo largo de los años para llegar a crear una piscina natural para el disfrute del ser humano. Desde allí pudimos ver La Monzona, otra pedanía de Puebla de Arenoso muy cercana a Teruel, donde surgía un pico destacable que pudimos apreciar desde bastantes kilómetros.

La Monzona

Una vez vimos todo esto y fusionados con el ambiente, decidimos parar a beber agua en la Fuente de la Salud, entre Los Cantos y Puebla de Arenoso. Esta pequeña fuente con cuatro chorros tiene una curiosidad, y es que da igual el frío o el calor que haga en la zona, estemos a 10º o a 23º, el agua siempre sale a la misma temperatura (14º).

Fuente de la Salud

Algo que debes saber si visitas este pueblo es que no debes quedarte en el núcleo urbano sino que debes ver más allá, dejarte llevar por los caminos del pantano y explorar la naturaleza que a este pueblo le rodea.

Por Montserrat Gual , a 3-3-2016