Inicio - grande Inicio - peque
No has iniciado sesión  |  Acceder 

Artículos relacionados

Card image cap

Ríos y zonas para bañarse en Zamora


Card image cap

Ríos y zonas para bañarse en Lleida


Card image cap

Ríos y zonas para bañarse en Toledo


Card image cap

Ríos y zonas para bañarse en Burgos


Card image cap

Ríos y zonas para bañarse en Pontevedra


Artículo del blog de turismo

Card image cap

He decidido dividir este artículo en las siguientes cuatro partes:

  • El castillo viejo de Castellón o castillo de Fadrell
  • La ermita de la magdalena
  • La senda para dar un paseo
  • La vergüenza de nuestra cuna

El castillo viejo de Castellón o castillo de Fadrell

Castillo viejo de la magdalena

Este castillo, construido en pleno siglo de las cruzadas (1001 -1100). Antigua sede de la ciudad de Castellón, que no se constituyó hasta 1239 con la entrega de su carta puebla, nos vigila hoy expectante desde el pequeño montículo que en tiempos fue escenario de guerras, batallas y visitas de personajes que escribieron la historia, como el Cid o algunos reyes.

Castillo viejo de la magdalena

Hoy en día, está reducido a ruinas, verjado para evitar su deterioro. Si nos acercamos vemos una empresa realizando una dudosa labor de restauración que parece no tener fin. Pero, al pasear por sus alrededores todavía puede sentirse su melancolía, como si de un equipaje más de ida al olvido se tratase.

 

La ermita de la magdalena

La primera documentación escrita de una romería penitenciaria a la Ermita de la Magdalena data de 1375, para rogar por la cura de la peste negra que azotaba la ciudad de Castellón.

Ermita de la magdalena de castellon

Tras esta primera documentación escrita, se pierde el rastro exacto de la ubicación de la ermita original, pues la actual fue construida por “el frare barbut” o Antoni en 1451, fecha en la que también se consolida la anual romería de la Magdalena.

Ermita de la magdalena de castellon

Como todas las cosas de este mundo, la ermita de la magdalena también pertenece al llamado ciclo sin fin y en 1745 cuando ya solo quedaban ruinas, vuelve a ser reformada. La reforma perdura hasta 1952 cuando es requerida la restauración que llega hasta nuestros días (2015).

La senda para dar un paseo

Si alguna mañana o tarde estáis aburridos/as en casa ynecesitáis salir a dar una vuelta por el monte o a merendar en un entorno natural. La magdalena puede ser lo que buscáis, pues tiene unas mesas dónde comer tranquilamente y una zona recreativa para los más pequeños de la casa.

Senda de la magdalnena desierto palmas

Tenemos también a nuestra disposición un camino de unos 15 minutos por el que podemos andar mientras vemos la variada flora que decora el paisaje y disfrutamos de las vistas. Este camino, circular, rodea todo el perímetro de la ermita y el castillo, aunque casi al final nos permite subir a ver este último o continuar hasta su inicio.

Senda de la magdalnena desierto palmas

Senda de la magdalnena desierto palmas

Senda de la magdalnena desierto palmas

Como se trata de un recorrido corto no es necesario ni preparación física, ni agua, ni otros enseres.Eso sí, la adaptación para personas con discapacidad brilla por su ausencia… en mitad de un camino que sí es practicable por cualquier persona encontramos unos escalones de piedra y algún que otro pequeño desnivel que imposibilita realizar el camino con silla de ruedas.

La vergüenza de nuestra cuna

Yo no soy ningún experto en la materia ni nada por el estilo, tampoco sé si la persona que ideó la disposición y el diseño de las papeleras llegó a pensar siquiera un poco en algo… pero la cosa es que no funcionan.

Basura en la magdalena de castellon

En este artículo animo a visitar la que antaño fue nuestra cuna. Donde nuestros remotos ancestros, si es que alguno de nosotros aun descendemos de ellos, vivían. Pero siento vergüenza de como tenemos hoy en día el lugar…

Por un lado, obras opacas e infranqueables de restauración y por otro lado un problema con la basura. Los culpables, desde el ayuntamiento hasta los excursionistas, no dejamos de ser los humanos… pero esto podría mejorarse un poco.

Por descontado, si cada uno fuera responsable de sus desperdicios y cuatro “cafres” no jugaran a romper las cosas a patadas esto no pasaría. Pero sabiendo que la sociedad parece realizar más actos destructivos que de otra índole (sobre todo cuando nadie les ve), quizás las papeleras podrían ser de metal, más robustas, más grandes y mejor arraigadas al suelo y no unas frágiles papeleras de madera que solo cumplen su función estética hasta que terminan rotas en el suelo. También podemos encontrar en el lugar mucha fauna salvaje que poco entiende de contaminación por lo que no estaría nada mal que las papeleras también dispusieran de una tapa para evitar que los animales saquen las bolsas de dentro y las esparzan buscando comida.

Quizás un día, si el ayuntamiento y todos/as nosotros/as ponemos un poco de nuestra parte pueda recomendar este sitio a cualquier turista sin tener una sensación agridulce en mi interior.

paraje de la magdalena de castellon para comer

Por Hector Segarra, a 16-7-2015