Inicio - grande Inicio - peque
No has iniciado sesión  |  Acceder 

Artículos relacionados

Card image cap

Pueblos más bonitos de Andalucía - Alájar (Huelva)


Card image cap

Pueblos más bonitos de Andalucía - Priego de Córdoba


Card image cap

¿Qué ver y qué comer en Soria? Turismo Natural y Gastronómico


Card image cap

¿Qué ver en Soria? Turismo cultural


Card image cap

Santillana del Mar y sus museos


Artículo del blog de turismo

Card image cap

Empezamos nuestra excursión entrando en el Parque Natural del Desierto de las Palmas por la zona que pertenece a Castellón, pasamos la Magdalena y el centro de interpretación, que por si no lo sabéis alberga un punto de recuperación de especies. También pasamos por delante del nuevo y  del antiguo monasterio al que le dedicaremos un breve artículo en otra ocasión.

 

desert de les palmes


Comienza el camino estrecho de doble sentido que nos adentra en las profundidades del parque, pasamos masías; fantaseamos con la vida que pueden llevar esas personas dentro de este espacio natural, además de las prohibiciones y restricciones que tienen que cumplir por disfrutar de tan maravilloso entorno. Se suceden diferentes paisajes; plantaciones agrícolas, que desnudan el terreno y naturaleza semisalvaje que te ciega la vista del horizonte, por la densidad de la misma.  

font tallat


En una de las suaves curvas con poca visibilidad aparece lo que los vecinos del lugar conocen como “la casa del inglés”, la reconoceréis porque parece una casa-castillo con  dos torres redondas y una cuadrada que se pueden ver desde la carretera, en esa zona realizamos nuestra primera parada, en la Font Talla (ahora seguro que ya estáis ubicados) justo al lado del camino. Es un emplazamiento pequeño con apenas sitio para dejar los coches, donde unas escaleras nos acercan a la misma fuente. Cuentan los lugareños que su nombre se debe a que un ciudadano, conocido como “el inglés”, decidió cortar el paso hacia la fuente a todos los usuarios de la misma, alegando que pertenecía a su propiedad. Después de numerosas quejas y burocracia de por medio se resolvió abriendo otra vez la zona de la fuente para todos, pero ya había adquirido otro nombre con el que sería reconocida hasta hoy. Este pequeño espacio contrasta con nuestra siguiente parada, la fuente del Perelló.
 
font del perelló

Cogiendo uno de los desvíos (señalizado como casa de reposo) que nos llevan a uno de los pocos alojamientos con los que cuenta el parque, nos encontramos con este pequeño remanso de paz. El espacio se abre con lugar habilitado para comer o merendar, o simplemente sentarse a contemplar el paisaje, oír el silencio y disfrutar de la naturaleza. Siguiendo la misma ruta fuimos hacia nuestro destino.

desierto de las palmas


Nuestro objetivo en esta salida era el castillo de Miravet, pero cogiendo una de las rutas de fácil o mediana dificultad. Una vez abandonado nuestro transporte comenzamos una suave ascensión. Descubrimos que anteriormente había pasado por allí un jabalí, seguimos sus huellas hasta que desaparecieron en otra dirección. No os quiero engañar, no llegamos a las ruinas mismas del castillo, sino a la colina aledaña al mismo. Lo pudimos ver pero no tocar. Aunque este es un camino mucho más llevadero, hay momentos en los que se estrecha el paso pero se hace muy ameno y para toda la familia. Se puede seguir por la cima para llegar a las ruinas; pero no fue nuestro caso. Nosotros llegamos a una especie de cantera (deducción propia), desde donde divisamos todo el paisaje y descubrimos un cernícalo que sobrevolaba majestuoso el castillo. Una vez abajo llegamos hasta la fuente al pie de las ruinas.

las santas

La última parada dentro del parque fue en la ermita de Les Santes, todo el paraje se encuentra acondicionado para recibir una buena cantidad de público, con merenderos, zona para barbacoa, etc. Posee una fuente que tiene el mismo nombre, que abastece al municipio y está considerada de muy alta calidad. Desde este lugar se pueden emprender diversas rutas y senderos hacia el Bartolo o las Agujas de Santa Águeda entre otros. Visitamos toda la zona a las puertas de la primavera y fue impresionante, el día tibio nos alegró la salida; el invierno estaba dando los últimos coletazos, ya empezaban a aparecer los nuevos brotes. Esperamos que en el futuro os animéis a visitar alguno de estos maravillosos lugares que tenemos aquí en nuestra tierra. ¡Nosotros seguro que repetiremos!

merendero

Por Cecilia Banega, a 4-4-2016