Inicio - grande Inicio - peque
No has iniciado sesión  |  Acceder 

Artículos relacionados

Card image cap

Expresiones geográficas: "Estar en Babia"


Card image cap

Expresiones geográficas: "Quien se fue a Sevilla, perdió su silla"


Card image cap

Expresiones geográficas: "Poner los pies en Polvorosa"


Card image cap

Expresiones geográficas: "Quedarse en la luna de Valencia"


Card image cap

Expresiones geográficas: "Que salga el sol por Antequera"


Artículo del blog de turismo

Card image cap

 

Hoy conoceremos los posibles orígenes de la variante valenciana de "Quedarse en Babia", una expresión que utilizamos muy habitualmente cuando nos quedamos rezagados o despistados.

 

"Quedarse en o a la luna de Valencia", es una expresión que tiene diferentes teorías sobre su origen, pero la más aceptada es la que tiene como referencia el pasado amurallado de la ciudad, donde sus puertas debido al toque de queda eran cerradas por la noche, y abiertas de nuevo al amanecer, de este modo aquellos que llegaban tarde al cierre de las puertas de la ciudad, debían pasar la noche al raso, sin poder acceder a sus casas hasta por la mañana, de este modo, los rezagados y/o despistados debían pasar la noche a la luna de Valencia.

 

Otras fuentes como el caso de Vicente Vidal Corella (1905-1992) nos ofrecen otros orígenes en su libro “La Valencia de otros tiempos” en el que, aparte de la versión anterior, también relata que algunos cronistas atribuyen el origen de la expresión al momento de la expulsión de los moriscos de la ciudad y la acumulación de éstos en las playas de Valencia, ya que debían ser trasladados en barcos hasta las costas del norte de África, pero debido a la gran cantidad que eran no cupieron todos en las naves, por lo que muchos quedaron esperando varias noches a la luna de Valencia.

 

Otro origen, se atribuye a aquellos barcos que arribaban a las costas valencianas y que, debido a los temporales, no podían acercarse a la ciudad para atracar, motivo por el que sus pasajeros y tripulación, permanecían a bordo, a la luna de Valencia esperando a poder desembarcar.

 

¿Y tú? ¿Cuál crees que es el origen de esta expresión?

 

Por suerte hoy en día podemos disfrutar de la luna de Valencia sin peligros y sin necesidad de pasar la noche al raso, en su gran variedad de fabulosos hoteles, con una fantástica conexión de transporte público y con infinidad de actividades y lugares emblemáticos para visitar, como su Catedral con su portada barroca en forma de retablo y su espectacular torre campanario “El Micalet”, dar un paseo por el cauce del Turia o disfrutar del modernismo, la ciencia y la cultura en la Ciudad de las artes y las ciencias.

 

No te quedes en la luna de Valencia y prepara tu escapada para conocer esta intrigante ciudad, repleta de sorpresas, cultura y diversión, con multitud de gente amable que hará que tu estancia allí sea inolvidable.

 

Por Juan Safont, a 4-4-2018