Inicio - grande Inicio - peque
No has iniciado sesión  |  Acceder 

Artículos relacionados

Card image cap

Viajar en Martes 13 ¿Buena o mala suerte?


Card image cap

Los embalses de Castellón, disfrútalos pero con precauciones.


Card image cap

Concurso: Las vueltas que da la vida


Card image cap

El Camino de Santiago: preparando el equipaje


Card image cap

El Camino de Santiago: seis consejos importantísimos


Artículo del blog de turismo

Card image cap

No se nos escapará a nadie que a la hora de practicar senderismo es muy importante mirar bien donde pisamos. Sin duda muchos dirán también que lo más importante es con qué pisamos. Un buen calzado nos ahorrará molestias posteriores al duro camino, evitará lesiones y nos facilitará las cosas mientras disfrutamos del paisaje.

Ante la abundancia de marcas, precios y tipologías, a veces podemos sentirnos más desorientados a la hora de elegir como vestimos nuestros pies que ante la elección de una senda u otra. Tipos de caña, suelas, impermeabilidad, etc. Son factores que pueden resultar desconocidos a alguien que empieza con estás aficiones.

Prepara tu finde quiere ayudaros a dar esos primeros pasos en la elección de vuestro calzado a la hora de salir a vuestra excursión. De una manera muy modesta (ya que existen webs y bloguers muy profesionales y que os explicarán mejor y con más detalle) vamos a repasar los más importantes factores que os llevarán a la meta de elegir un buen calzado.

Material: Normalmente nos encontraremos con calzado de piel y sintético. Depende del tipo de actividad que vayamos a realizar, la elección de uno u otro afectará directamente al peso de las botas y a su transpirabilidad.

Caña: Si el terreno por el que vamos a caminar es de baja dificultad podemos usar una caña baja. Por el contrario, si el camino es duro y plagado de desniveles, rocas u otros obstáculos similares deberíamos optar por una caña alta con el fin de proteger nuestros tobillos de las lesiones.

Transpirabilidad: Si el tejido de la bota es transpirable dejará evaporar la humedad y el sudor. Si nuestro camino nos lleva a cruzar zonas de agua, esta se quedará dentro del calzado y hará que nuestros pies se enfríen. Una buena transpirabilidad también evita rozaduras y hongos.

Impermeabilidad: Muy a tener en cuenta si vamos a transitar lugares donde nos podamos encontrar con pasos de agua. En estas situaciones es importante mantener nuestros pies secos. Esta propiedad es hermana de la transpirabilidad y un buen calzado guarda una proporción entre ambas.

Suela: Existen diferentes materiales dependiendo del fabricante, en cualquier caso lo más importante es que el material sea antideslizante. No a la hora de comprar, sino a la de renovar el calzado, es importante saber decir adiós a nuestras botas cuando los tacos se hayan desgastado lo suficiente como para no ofrecernos seguridad.

Existen otros factores que nos acercarán a un calzado u otro. La estación del año en la que salgamos a caminar, la humedad, la meteorología, la asiduidad con la que salgamos, el bolsillo, etc. En una tienda profesional, existen dependientes especializados que os ayudarán a tomar esta decisión. También podéis acudir a blogs o foros donde los participantes estarán encantados de aconsejaros ante vuestra situación particular.

En cualquier caso, no dejéis de salir a caminar debido a esta difícil encrucijada que es la elección del calzado. Ya sabéis, caminante no hay camino...

Por Txema Tirado, a 6-7-2015